Esto es lo que ocurre si tomas un vaso de cerveza todos los días durante un mes

Internet está lleno de historias de personas que han alterado su físico más allá de lo reconocible después de renunciar a sus malos hábitos. ¿Pero qué sucede si uno hace lo contrario? ¿Cómo la salud y  la apariencia cambian si decidimos tener un mal habito y sostenerlo en forma regular?

Un editor de nuestro sitio web asociado,  brightside.me,  ha intentado un experimento audaz para averiguar qué ocurre si se toma un vaso de cerveza todos los días durante un mes.

Aquí le dejamos la descripción de ese mes a modo de un diario personal

Mi mes a base de cerveza

En primer lugar, hay que decir que no tengo ningún mal hábito grave. A menudo  corro por las mañanas, y  sólo bebó alcohol en ocasiones especiales. Antes de comenzar el experimento, fui al médico para comprobar mi salud y asegurarse de que todo estaba en orden.

Siguiendo los datos de una cantidad de alcohol establecida aquí en los EE.UU , decidí beber medio litro (17 oz)  de cerveza al día. Decidí también tomar esa cantidad de cerveza entre 5-6 veces a la semana en lugar de 4 veces a la semana como los expertos en salud aconsejan. Al final del mes me haría otro chequeo para averiguar cómo este experimento afectó mi bienestar.

 

Como era de esperar, el primer día del experimento fue alegre, mi estado de ánimo  mejoró mucho por la bebida espumosa.

  • Primera semana. Después de unos días de beber cerveza con regularidad, empecé a tener dolores de cabeza frecuentes – algo que nunca me había ocurrido antes. He intentado tomar fotos de mi cuerpo todos los días, para grabar los cambios. Después de haber comparado las fotos, me di cuenta de que mi cara se hincho ligeramente, y había unos círculos oscuros bajo mis ojos.

  • Segunda semana. De repente, dormirmer y despertarme comenzó a sentirs 100 veces más duro de lo habitual. Me di cuenta de que necesitaba al menos 40 minutos para dormirme. También adquirí el hábito deapagar varias veces el despertador por las mañanas (como resultado, empecé a quedarme dormido y llegar tarde al trabajo). Lo que es más, ahora  me lleva alrededor de una hora de esfuerzo (y una taza de café fuerte) estar totalmente activo y comenzar mi jornada de trabajo.

  • Tercera semana. Mis colegas comenzaron a notarme que me cada vez más y más irritable. A menudo  me encontraba a mí mismo mirando el monitor, incapaz de concentrarse. Antes del inicio del experimento podía fácilmente trabajar durante unas 4 horas sin descanso y no sentirsme cansado. Ahora, siento la necesidad de relajarme al final de cada hora de trabajo.  A veces me quedo mirando el reloj de la pared de la oficina esperando a que la jornada de trabajo llegue a su fin.

  • Cuarta semana. A menudo corro por las mañanas, así que traté de no abandonar este hábito a lo largo de mi experimento. Sin embargo, he tenido que hacer un esfuerzo increíble sólo para vestirme y salir de casa. Antes, incluso con mal tiempo, salia a correr al menos 12 kilometros (unas 7 millas) en una sola mañana. Pero tan pronto como  aumentó mi consumo de cerveza, esta distancia disminuyo repentinamente a la mitad. Al final del mes, resultó que sólo corrí  5 veces, antes lo hacia unas 10 a  14 veces al mes.

Lo que más me sorprendió fue como aumenté de peso tan rápido. A pesar de que nunca he dejado de hacer ejercicio, una panza de cerveza se hizo notar antes del final del mes.

Cuando el experimento llegó a su fin, visité al médico una vez más para resumir los resultados y averiguar la cantidad de daño que había causado a mi cuerpo. Resultó que la falta de aire y la cara hinchada se debió al desbordamiento de los vasos sanguíneos. La aparición de la panza de cerveza fue el resultado de trastornos del sistema endocrino, y el insomnio era un síntoma de problemas renales.

 Lo que aprendí de este experimento

  • Mi aspecto ha empeorado. Sólo una semana después de comenzar a beber cerveza diariamente aparecieron unos círculos oscuros bajo los ojos y mi cara se pusopálida e hinchada. Además, empecé a tener una panza de cerveza.
  • La calidad del sueño se deterioró. Me toma mucho más tiempo para conciliar el sueño y despertar. Incluso después de 9 horas de descanso, todavía me levanto de la camacon una  sensación de cansancio.
  • El trabajo se ha vuelto más difícil. A causa de los trastornos del sueño, llegué a estar notablemente más irritable. He encontrado dificultades para concentrarse en la tarea a realizar, experimentando una constante necesidad de reposo.
  • Varios problemas de salud aparecieron. El Rendimiento en los entrenamientos disminuyó a la mitad. Los problemas con la presión arterial  resultaron en falta de aire y palpitaciones. Debido a la falta de sueño, sufría de dolores de cabeza frecuentes durante el día.

Antes de esta experiencia, creía erróneamente que una jarra de cerveza en una noche tranquila no le hace daño a nadie. Por supuesto, las reacciones al alcohol varían de persona a persona, pero, hablando por mí, definitivamente no repetire este experimento nunca más. Ahora me estoy preparando para largas sesiones de entrenamiento en el gimnasio y el cambio a una dieta saludable. En cuanto a bares y estantes de cerveza en los supermercados – He decidido evitarlos durante al menos un par de meses!

Espero que esta experiencia les sirva.

Comentá y contanos tus historias

¿Querés leer más historias?

Seguinos en Facebook

Cerrar