10 simples consejos sobre cómo detener una pelea con tu pareja

Los desacuerdos conducen a menudo a peleas entre las parejas. ¿Hay alguna manera de no discutir  cuando hay un desacuerdo? Probablemente no. Todas las parejas pelean, pero desde Blipip queremos darte 10 consejos sobre cómo evitar algunas peleas con el amor de tu vida.

1. Contar hasta 10.

En serio, esto funciona! Cuando escuches algo que no te gusta o no estes de acuerdo, tomar una respiración profunda y cuenta hasta 10. No quieres hacerle daño a tu pareja en el calor del momento, ¿verdad?

2. Adopten una señal especial  de “parada” para los dos.

Cuando un desacuerdo con tu pareja se acerca a su punto de inflexión, es muy importante detener todos los combates usando una señal secreta en la que ambos estuvieron de acuerdo. Puede ser un gesto o una palabra divertida. Es como si estuvieras enviando un mensaje a tu pareja que ambos están muy cerca de pasar el umbral de la paciencia mutua y lo que vendrá a partir de ahí no sera bonito.

3. No trates de ganar.

No es lo que realmente quieres, ¿verdad? No tienes que tener siempre la razón. En una discusión con tu ser querido, no hay tal cosa como tener razón o no tenerla. Incluso si crees  fuertemente que tienes la razón sobre algo durante la discusión, eso no va a ser tan importante después. Pruébalo, y  notaras la diferencia.

4. Algunas cuestiones simplemente no valen la pena.

Es normal que haya diferencias de opinión, sobre todo cuando tenemos que acostumbrar a la forma de vida de otra persona. Pero hay cuestiones sobre las que no vale la pena pelear, y en el largo plazo lo único que causara una confrontación es estrés y resentimiento. Elije con cuidado que cosa vale la pena para perder el tiempo en una discusión. La mayoría de los temas no califican para empezar a discutir con tu pareja.

5. Dale a tu pareja un buen abrazo.

Cuando hay un malentendido o un desacuerdo, la última cosa que quieres hacer es tener contacto físico con  la persona que está delante tuyo. Sin embargo, cualquier contacto le recuerda a esa persona que la  amas y que quieres estar junto a ella. No tengas miedo de pedir un abrazo, y se lo suficientemente generoso para dar uno. Esto puede ayudar a evitar una pelea más grande.

6. Haz algo imposible.

Enfrentémoslo, tenemos la tendencia a interpretar todo lo que nuestra pareja nos dice en relación con su pasado y, para ser honestos, a menudo con una connotación negativa. Si no lavo los platos, es porque él nunca te ayudó en la cocina. Si se olvida de una ocasión especial, es porque no se preocupaba por la relación. Entonce trata de hacer esa cosa “imposible”: intenta entender por qué se siente de esa manera, y  haz algo para cambiar las cosas. Esto va a re enfocar toda tu relación.

7. Está bien irse a la cama enojado.

A pesar de lo que podamos pensar, los expertos afirman que no es necesario llegar a un acuerdo el mismo día en que tiene una gran pelea. Tómate tu tiempo, descansa lo suficiente, y trata de levantarte temprano al día siguiente. No te preocupes:  nada malo le va a pasar a tu relación durante la noche.

8. Trata usando un poco de buen humor.

Intenta un chiste o algo que descoloque y afloje la situación. Es una gran manera de romper la tensión. No trates de ser irónico o cruel con tu pareja – un solo gesto inocente o una palabra divertida siempre ayuda.

9. Conoce la posición de tu pareja.

Siempre se necesitan dos personas y dos posiciones para tener una pelea.  Toma respiraciones profundas durante 10 segundos y piensa en que es exactamente lo que te hace sentir enojado y te causa malestar. No tengas miedo de asumir la responsabilidad. Es una pareja.

10. Proporciona una dosis de placer.

El ambiente que te rodea  a ti y a tu pareja tiene su influencia en su relación. Una atmósfera negativa puede convertir fácilmente un desacuerdo en una gran pelea. Si tienes hambre o el lugar está lleno de gente ruidosa por lo que es imposible hablar, la tensión aumentará definitivamente. Trata de pensar en como una dosis de placer podría funcionar para ambos, algo como una bebida sabrosa. De esta manera ambos se dan cuenta que no es el momento adecuado para combatir: es hora de cenar y relajarse.

Comentá y contanos tus historias

¿Querés leer más historias?

Seguinos en Facebook

Cerrar